sábado, 30 de junio de 2007

El agua no se le niega a nadie!!!


Quienes de nosotros no escuchamos esa frase cuando éramos unos niños, nuestros abuelos, padres y mayores nos decían eso cuando cualquier persona se acercaba a nuestras casas a pedirnos el preciado líquido.

Pero los tiempos cambian y las personas con ellos también y vemos como en nuestros tiempos el agua, liquido vital para la sobre vivencia de la especie humana se ha convertido en uno de los artículos más costoso y difícil de obtener.

Vemos protestas en todos los barrios, sectores, provincias, municipios, secciones y parajes por la falta de agua, protestas que no lo hacen las personas que siempre se han acostumbrado a hacer las huelgas, podemos ver que en las protestas se han sumado las mujeres y los niños.

Las instituciones públicas que tienen que ver con la distribución del preciado líquido se han convertido en verdaderos incompetentes en sus funciones. Solo excusas vanas y mentiras es lo que el Pueblo recibe del gobierno.

El pueblo tiene que trasladarse a largas distancias para conseguir agua, otros compran camiones de agua con un costo muy elevado para su economía, hay provincias en donde tienen que trasladarse a ríos que se encuentran a kilómetros de distancia, a veces duran meses en llegar el agua, mas 1,8 habitantes no reciben el preciado liquido según informes estadísticos y lo último es que van a subir el botellón de agua a más de RD$ 47 pesos.

Esto es una demostración más de un gobierno incompetente, que no puede controlar los precios, que se hace cómplice de los abusos en contra del consumidor , que no se apiada del pueblo, que es un gobierno indolente que se olvida de la gente.

Lo bueno es que lo sabe Dios, lo siente el pueblo y que lo sepa el gobierno que el 16 de mayo del 2008 de que Se Van, Se Van!!!

JC

2 comentarios:

Hector dijo...

eso es verdad, eso no pasaba antes

Carmen dijo...

Una isla donde el agua debiera pagarse a un precio adsequible para la sociedad,pero como siempre aqui a todo se le saca provecho.Si el pueblo supiera la mala calidad que tiene toda esa agua embotellada ni se atreviera a beberla.